LA LOPD Y LA FORMACIÓN BONIFICADA

La mayoría de empresarios son apoderados de la palabra calidad, la enarbolan en la mayoría de sus servicios y la definen como indispensable en su trabajo. La diferencia de criterio comienza cuando tenemos que contratar servicios de terceros, en ese momento, la calidad en muchos casos pasa cuanto menos a un plano secundario y nos centramos en el precio.

Hace algunos años se produjo en España el boom de la LOPD debido a la publicación de esta nueva ley, esto llevó a que los más rápidos en adaptarse (al nuevo modelo de negocio) crecieron exponencialmente, este papel lo jugaron principalmente las empresas de formación.

 

Las reglas del juego eran claras, la consultoría en materia de LOPD es un servicio profesional y los créditos de la llamada “tripartita” tienen que ser destinados a formación. Pero se dan dos factores que no propician el cumplimiento de estas reglas, por un lado la gran oportunidad de negocio (cientos de miles de empresas)y  por otro la pasividad o casi inexistencia de organismos reguladores. Esto propicia que se convierta casi en norma intercambiar en distintos formatos, servicios profesionales de consultoría (si es que podemos darle ese nombre) por formación, y lo peor de este hecho no era en sí mismo el incumplimiento a voz en grito de las distintas normas reguladoras, lo peor era la ausencia generalizada de calidad en los servicios que se prestaban.

Adaptarse a la LOPD en un principio parece no aportar nada a las empresas (dedicaremos otro artículo a este punto) por lo que además pagar por este servicio, estaba considerado una extravagancia orientada solo a grandes empresas o a pymes con ganas de malgastar sus ganancias.

Después de años, los organismos de control están por fin consolidándose y ya hay empresas sancionadas por deducirse servicios profesionales a través de créditos dedicados a la formación (Si habéis leído bien, la sancionada es la empresa contratante)

La nueva fórmula que encontramos en el mercado es que hay empresas que te requieren el abono de una parte de los servicios, en concepto de servicio de consultoría y después te requieren igualmente los créditos de formación (ese suculento pastel de 420 €) y de esta forma esquivan el ajuste legal y muchos empresarios siguen pensando que el servicio solo les ha costado lo abonado de forma directa.

SEGURIDAT Protección de Datos es una excelente consultoría ¿la mejor? Hay muchos peces en el río para poder afirmar que siempre eres el más bonito, pero es innegable que somos grandes profesionales en nuestro sector.
Por lo que como resumen de este artículo os queremos brindar dos consejos.
En primer lugar que te dejes asesorar por una consultoría especializada en LOPD y que persigas, busques y exijas una calidad de servicio ya que solo de esta forma, de cara a una posible inspección, te sentirás realmente respaldado por profesionales.
El segundo consejo es que valoréis la formación de vosotros mismos y vuestros empleados, y utilicéis las créditos de formación para el fin para el que han sido creado, es muy posible que una buena formación pueda ser determinante en el éxito o crecimiento de vuestra empresa.

Manuel Vega Peña. Gerente SEGURIDART Protección de datos.

 

Últimas noticias

Confianza electrónica

sello

Contacta con nosotros

plano